sábado, 17 de septiembre de 2016

Me sumo a la iniciativa #LeoAutorasOct de La Nave Invisible



Pues lo dicho. Subo esta entrada tan cortita para anunciar que voy a dedicar el mes de octubre a equilibrar un poco la balanza, así que leeré y reseñaré libros y cómics escritos y/o dibujados por mujeres. 
Me sumo de esta manera a la iniciativa lanzada por el requeterecomendable blog La Nave Invisible que invita a usar durante el mes de octubre el  hashtag #LeoAutorasOct para comentar los libros que vayamos devorando. 



En mi caso me he dado cuenta de que últimamente suelo leer más libros escritos por mujeres que por hombres, pero paradójicamente reseño más los de estos últimos y quiero ponerle remedio, así que dedicaré octubre a esta causa que en realidad debería ser la de todo el mundo.
Un besote a todo el mundo. Os animo a twittear con este hashtag durante el mes de octubre y a leer más libros escritos por mujeres siempre que os apetezca.

lunes, 5 de septiembre de 2016

Reseña: Ghostbusters


Título: Ghostbusters
Director: Paul Feig
Guion: Katie Dippold, Paul Feig
Intérpretes: Melissa McCarthy, Kristen Wiig, Leslie Jones, Kate McKinnon, Cecily Strong, Chris Hemsworth.
Nacionalidad: Estados Unidos
Género: Comedia
Año: 2016



Vi esta película la misma semana de su estreno pero no la he reseñado hasta ahora aunque me moría de ganas de hacerlo. La verdad es que no sabía muy bien qué esperar de ella. De chiquitaja era muy fan de los cazafantasmas originales. De hecho tengo que admitir que sigo siéndolo, así que no me iba a conformar con cualquier cosa para quedarme satisfecha, pero salí muy contenta del cine.



Vaya por delante que cuando se empezó a hablar de un remake o una tercera continuación de la película de 1984 lo primero que pensé fue que no iba a salir nada bueno de ahí. Luego se empezaron a filtrar rumores sobre desavenencias del elenco original con el guion propuesto y hasta me alegré de que la cosa quedara en stand-by. Lo que se supo a continuación era que se retomaba el proyecto pero con chicas en lugar de chicos y de solo imaginarme a Emma Roberts o a Vanesa Hundeg vistiendo ceñidos minishorts grises y botas hasta las rodillas me entró dolor de barriga. Afortunadamente el sentido común se impuso y para esta especie de reboot se ha optado por un elenco sacado directamente de Saturday Night Live, el mismo criadero de cómicos excepcionales del que salieron los cazafantasmas originales en los años ochenta.
No me voy a enrollar demasiado porque ya se ha hablado mucho sobre Ghostbusters y estoy segura de que mucha gente a estas alturas ya la habrá visto y se habrá formado su propia opinión. La mía es que la película me ha encantado. Es cachonda, es absurda, las actrices protagonistas no pueden ser más divertidas y, vale, no es la misma película que vimos hace treinta años, pero creo que por una vez un reboot o un remake sí llega para cumplir una función. Las niñas que crecimos en los ochenta lo hicimos con la fortuna de poder disfrutar de un montón de héroes divertidos y carismáticos (Indiana Jones, Han Solo, Conan o los propios cazafantasmas), pero la verdad es que rara vez encontrábamos heroínas femeninas en las que fijarnos como referentes. Vale, es verdad que ahí estaban Sarah Connor y la teniente Ripley, pero eran excepciones que no hacían más que confirmar la regla. Encima esas poquísimas heroínas, por muy aguerridas y valientes que fueran, nunca pasaban de ser eso, luchadoras muy entregadas cuya personalidad quedaba muy poco trabajada. Porque, a ver, Leia molaba, pero ni de broma molaba tanto como Solo. Y Valeria, la novia de Conan, era la caña, pero ni de broma era Conan (y encima acaba convirtiéndose en el típico tropo de "la mujer en la nevera" cuando Thulsa Doom la envenena).

Es verdad que Ghostbusters no es una peli redonda. Tiene debilidades: el malo no es gran cosa, a veces el ritmo se vuelve raruno y se nota que en postproducción han hecho cortes extraños que no favorecen el desarrollo de la historia. Pero con todo pienso que las protagonistas están tan bien en sus papeles, extremos y alocados, y los guiños a las películas originales son tan apropiados, que al final la película se disfruta un montón. Además, otro de sus grandes aciertos es que no han convertido a los personajes masculinos en chicas, sino que han tomado un poco de cada uno y han creado otros totalmente diferentes pero en los que aun pueden reconocerse algunos rasgos de los primeros cazafantasmas. Jillian Holtzmann (Kate McKinnon), que probablemente se ha convertido en la cazafantasmas más querida por el público, no es la versión femenina de Egon Spengler, aunque sí conserva el rol de científica geek. Tampoco Patty Tolan (Leslie Jones) es Winston Zeddemore, a pesar de que también se trata de la única afroamericana no científica del grupo. Me ha gustado mucho que Patty tenga un papel mucho más importante en esta nueva versión del que en su día le dejaron al pobre Winston, que no era más que un secundario que parecía incrustado en el guion para darle un poco de variedad étnica al asunto.
Me gusta mucho que por fin se esté apostando por las chicas para desarrollar papeles que vayan más allá de la típica heroína buenorra o la damisela en apuros. No hace falta ser Lara Croft para protagonizar una película de aventuras. Bill Murray y Dan Aykroid lo hicieron en su día y ninguno de los dos era Chris Hemsworth. También me parece un punto a su favor que se hayan creado personajes diferentes para esta nueva generación. Si se hubieran contentado con hacer versiones femeninas de los ya existentes habrían caído en el mismo error que, bajo mi punto de vista, cometen quienes cambian la raza o el género de un personaje en un intento por disimular un hecho incontestable: hasta hace muy poco la inmensa mayoría de los héroes protagonistas eran hombres blancos heterosexuales. Por eso me alegra tanto que con Ghostbusters se haya hecho algo diferente y arriesgado. Porque ya iba siendo hora de que se demostrara que las chicas, sean o no tan monas como Angelina Jolie o Scarlett Johansson, pueden ser divertidas. Y pueden patear traseros de todos los tipos, incluidos los ectoplásmicos.


lunes, 29 de agosto de 2016

Consejos para el Harry Potter Warner Bros. Studio Tour de Londres

El pasado viernes estuve por segunda vez en los estudios de la Warner en Londres en el Tour de Harry Potter. No hace mucho más de un año que los visité pero me surgió esta otra oportunidad y no iba a desaprovecharla. 
No voy a dedicar esta entrada a contaros todo lo que espera a quienes vayan a hacer este tour por las instalaciones en las que se rodaron buena parte de las ocho películas sobre el niño mago más famoso de todos los tiempos. Ya hay mucha información al respecto en Internet y además está todo muy bien explicado en su página web. Solo voy a daros un par de consejos por si tenéis pensado ir. 


1. Comprad las entradas con antelación. Esto es importantísimo porque no se venden en taquilla y suelen agotarse. Yo este año estuve a punto de quedarme sin ir porque cuando quise adquirirlas ya no quedaba ni una para agosto. Tuve suerte y pude comprarlas a través de una agencia que se había reservado unas pocas para las últimas horas de la tarde, pero si no queréis sustos de última hora, mi consejo es que seáis previsores.

2. Si no disponéis de vehículo propio y no podéis/queréis dejaros un dineral en taxis hay dos maneras de llegar a los estudios, que están en Watford Junction. La primera es la que usé la primera vez que fui y consiste en coger un tren hasta Watford Juncion en la estación de Euston. Salen constantemente, no tardan ni veinte minutos y si se compran con antelación en la web de Southern Railway (que es como la Renfe de allí) cuestan unas diez libras ida y vuelta. Una vez en la estación Watford Junction solo hay que coger un bus hasta los estudios. Creo que son unas dos libras la ida y la vuelta, también pasan todo el rato y se distinguen muy bien porque van pintados con imágenes de las películas.


La segunda opción es la que tuve que elegir esta vez: comprar todo el paquete con una agencia que se llama Golden Tours y que incluye el transporte desde la estación de Victoria o desde Baker Street hasta la puerta del estudio. Puede parecer más cómodo pero yo le vi desventajas. La primera es que no tienes libertad de horarios. Te tienes que subir al autobús a la hora programada y solo te garantizan sitio para volver con el turno que te toca. El problema es que solo tienes unas tres horas y media para disfrutar de los estudios, y a mí se me antoja muy poco tiempo. Lo positivo es que por el camino (una hora más o menos) te ponen Harry Potter y la Piedra Filosofal

3. Podéis llevar vuestra propia comida y de hecho hay una zona especialmente habilitada para merendar. Si lo preferís, podréis comprar algo de fast food allí mismo. Y cerveza de mantequilla, por supuesto. En verano existe la opción de tomar incluso una versión en helado. Cuesta tres libras y media y está riquísima. Pagando un poco más te lo ponen en un vaso de recuerdo.


4. Batería, mucha batería para las cámaras, porque hay mucho que fotografiar y que twittear. En serio. Querréis inmortalizar cada rinconcito mágico. ¡Encima tienen wifi gratis!

5. El último consejo es, casi con toda seguridad, el más difícil de seguir. La tienda que hay en los estudios es sencillamente espectacular. Casi cualquier producto de la franquicia que podáis imaginar estará allí. Hay de todo: ranas de chocolate, grageas de todos los sabores de Bertie Bott, camisetas, libros, muñecos, juguetes, banderines, varitas, pijamas, bufandas, sombreros seleccionadores... En fin, de todo. Como la primera vez que estuve no me compré nada para mí misma, en esta ocasión me dejé llevar y me llevé un montón de recuerdos: una bufanda, un banderín y unos guantes de Hufflepuff y una camiseta de El prisionero de Azkaban, que es mi película preferida de toda la saga.



Estoy encantada. De hecho estoy deseando que llegue el invierno para estrenarlo todo, pero el consejo que os quería dar es que mantengáis la cabeza fría y comparéis precios. Yo estuve en los estudios de la Warner el viernes. Pues bien, el sábado siguiente fui al megastore de Forbidden Planet en Shaftesbury Avenue y encontré muchos de los productos que había visto en la tienda de los estudios a un precio mucho más bajo. Por ejemplo, el Trivial de Harry Potter costaba cinco libras menos y algunos de los cabezones de Funko Pop estaban por solo 9 libras. No vi la bufanda de Hufflepuff (que a mí me había costado 27 libras) pero sí tenían las de Gryffindor y Ravenclaw por solo veinte. El libro Harry Potter and the Cursed Child también estaba mucho más barato.

Como podéis ver tampoco me he extendido demasiado. Solo puedo recomendaros que visitéis el estudio de la Warner de Londres. Creo que cualquier potterhead lo disfrutará mucho y, aunque es más bien una especie de museo y no un parque de atracciones como el de Orlando, no está nada mal para los que no podemos ir hasta los Estados Unidos para sumergirnos en el  universo de Hogwarts.

jueves, 7 de julio de 2016

Adulthood is a myth, de Sarah Andersen.

Título: Adulthood is a myth
Autor: Sarah Andersen
Editorial: Andrew McMeel Publishing
Encuadernación: tapa blanda (con tacto de peluche)
Número de páginas: 112
Idioma: inglés

Otra entrada cortita (que es verano y no apetece alargarse) para recomendaros un libro, en este caso un cómic, que me compré hace unas semanas a través de The Book Depository y que he disfrutado un montón: Adulthood is a myth, de la dibujante neoyorkina Sarah Andersen.
Es posible que sus viñetas os suenen de verlas por la red. Están muy extendidas y la verdad es que esta chica está triunfando gracias a su pequeña personajilla. Las tiras de Sarah Andersen son frescas y desenfadadas, y encima de hacernos reír nos hacen reflexionar acerca de lo que de verdad conlleva ser mujer hoy en día (aunque me consta que a los chicos también les encanta leer estas tiras).


Lo que más me gusta de Sarah Andersen es que es una feminista de los pies a la cabeza y no se corta ni un pelo a la hora de tratar con mucha ironía temas espinosos como la menstruación o la depilación, pero no lo hace en un tono molesto ni irritante, sino sencillamente cotidiano. Es imposible abrir este libro o meterse en su página web y no sentirse plenamente identificada con las desventuras de Sarah´s Scribbles.
Lo que que sí debo advertir es que, desgraciadamente, Adulthood is a myth no está disponible todavía en castellano. La buena noticia es que se trata de tiras muy cortas y con un lenguaje muy llano, así que un nivel básico de inglés es suficiente para entenderlo. 
Os dejo un enlace a la web de Sarah Andersen para que podáis echarle un vistazo a su trabajo. Y si preferís leer algunas de sus viñetas en castellano podéis hacerlo en esta página de Facebook por la que la propia Andersen se pasa de vez en cuando.
Por supuesto le pongo un diez a este libro. Besitos ovejunos.


viernes, 17 de junio de 2016

Teaser trailer de "Un monstruo viene a verme"



Después de ver el primer teaser tráiler de la adaptación de la novela de Patrick Ness, que ha dirigido Juan Antonio Bayona, tengo que decir que, si me apuran, pinta incluso mejor que el libro. 
Este 2016 no doy abasto con tanto hype cinematográfico.
Os dejo el enlace a la reseña de la novela aquí y el del teaser tráiler aquí

miércoles, 15 de junio de 2016

Exposición "Terror en el laboratorio: de Frankenstein al Doctor Moreau"


Hago una entrada express para quitarme la culpabilidad (llevo sin escribir en el blog un montón) y para comentar que en Madrid se ha inaugurado una exposición que pinta de miedo.
Bajo el título "Terror en el laboratorio: de Frankenstein al Doctor Moreau" hace un repaso por la historia literaria, cinematográfica y filosófica de la figura del científico loco. Podéis visitarla en el Espacio Fundación Telefónica, en el número 3 de la calle Fuencarral, hasta el 16 de octubre de este año. La entrada es gratuita y el horario es de martes a domingo, de 10 a 20 horas.
Os dejo el enlace aquí mismito.

miércoles, 11 de mayo de 2016

Película: Stonehearst Asylum (El experimento)

Título: Asylum. El experimento
Director: Brad Anderson
Guion: Joe Gangemi
Intérpretes: Kate Beckinsale, Jim Sturgess, Ben Kingsley, Michael Caine, David Thewlis.
Nacionalidad: Estados Unidos
Género: Intriga
Año: 2014

Asylum. El experimento, fue estrenada en el año 2014 en Estados Unidos con el título Stonehearst Asylum. Aquí también la he encontrado con el subtítulo Eliza Graves, en referencia al nombre de su coprotagonista. Está basada muy libremente en un relato satírico de Edgar Allan Poe, El sistema del Dr. Tarr y el profesor Fether, y nos cuenta la historia de Edward Newgate, un joven médico recién salido de Óxford, Jim Sturgess (El atlas de las nubes) que llega al psiquiátrico Stonehearst para estudiar los métodos del doctor Lamb, Ben Kingsley (Shutter Island), que es el director del centro. Inmediatamente se siente cautivado por una paciente, Kate Beckinsale (Underworld). Los métodos del director sorprenden al recién llegado, ya que los enfermos hacen vida común con los empleados y son tratados prácticamente como personas corrientes y no como pacientes de un manicomio, algo que, en principio, no parece dar malos resultados. Pero Newsgate no tardará mucho en percatarse de que no todo es lo que parece en Stonehearst, ya que su vida y la de los habitantes del psiquiátrico corren un grave peligro.

Esta es una de esas películas de las que ni había oído hablar y que terminé viendo una tarde tonta de domingo en la que llovía demasiado como para acercarme a la feria del libro. No puedo decir que sea una película memorable, ni mucho menos, pero al menos es resultona y sirve para tener al espectador en tensión, así que, desde mi punto de vista, merece la pena.
Desde luego lo más interesante de Asylum. El experimento es la hipótesis que plantea desde el principio: ¿quién está más cuerdo, los locos o los cuerdos? Desgraciadamente creo que una idea buena, aunque ciertamente no muy novedosa, no da de sí todo lo que habría sido posible, así que la película se queda a medio gas. Las razones son varias. Para empezar creo que la ambientación, sin ser cutre ni mucho menos, no explota todo el potencial de una historia tan gótica como esta. A ver, que no todo va a ser La cumbre escarlata, pero Stonehearst me ha parecido demasiado de cartón-piedra, demasiado tópico, como si ya lo hubiera visto mil veces. No sé, supongo que estéticamente se podría haber esperado algo más, porque en ese aspecto esta película no es que falle, pero tampoco aporta nada que la haga sobresalir. Vestuario, diseño y decorados correctos, nada más.
Después está el tema del reparto. Aquí el problema creo que está en el desnivel que hay entre las interpretaciones de la pareja protagonista y las de los secundarios. Ben Kingsley, Michael Caine, Sinéad Cusack y David Thewlis están estupendos en sus papeles. Quizás el personaje de Kingsley recuerda un poco al principio al que ya interpretara en Shutter Island, pero a medida que avanza el metraje, queda claro que hay diferencias importantes; Michael Caine apenas aparece unos minutos pero dan mucho juego; Sinéad Cusack (V de Vendetta) está de lo más enternecedor en su personaje, quizás uno de los más humanos de esta cinta; y a David Thewlis (Harry Potter y el prisionero de Azkaban) me lo creo mucho más haciendo de malo malísimo que haciendo de bueno (nunca me gustó para el papel de Remus Lupin, uno de mis personajes preferidos de la saga de Harry Potter). Desgraciadamente tanto Kate Beckinsale como Jim Sturgess me han aburrido soberanamente. Ambos me parecen actores sosísimos y no me han transmitido absolutamente nada en esta película, lo cual es una lástima porque Eliza y Edward son, cada uno a su manera, dos almas atormentadas a las que podría habérseles sacado mucho más partido si hubieran caído en las manos de actores con algo más de garra.
El tercer problema que le veo a la película es que hay algunas explicaciones cogidas con pinzas y eso hace que a ratos no acabe de enganchar. No quiero "espoilear" así que iré con cuidado. Los giros de guion sorprendentes me encantan y en Asylum. El experimento hay dos muy importantes. El primero llega demasiado pronto y una vez que el espectador ya ha visto el pastel se mantienen algunas situaciones que no acaban de parecer muy justificadas. El segundo llega muy al final y podría explicar algunas de esas situaciones, vale, pero a nivel narrativo me da la sensación de que ya es muy tarde para volver a meter al espectador en la historia.
A pesar de estos defectos, la verdad es que la película me ha gustado. No deja de ser una historia gótica muy clásica en algunos aspectos pero con giros curiosos. Creo que podría haber dado mucho más de sí, pero se nota que tampoco había más pretensiones, así que supongo que cumple con lo que promete. Tiene algo de suspense, algo de romance, deja en el aire algunas cuestiones sugestivas y además hace que entren ganas de leer el relato de Edgar Alan Poe aunque solo sea para comparar, así que yo os animo a verla si tenéis oportunidad.







viernes, 29 de abril de 2016

Elantris, de Brandon Sanderson. Edición X aniversario


Título: Elantris. Edición X aniversario
Autor: Brandon Sanderson
Editorial: Nova (Ediciones B)
Encuadernación: tapa dura
Número de páginas: 800
Idioma: castellano
Saga: no (autoconclusivo)


Sinopsis: La ciudad de Elantris, poderosa y bella capital de Arelon, había sido llamada la 'ciudad de los dioses'. Antaño famosa sede de inmortales, un lugar repleto de poder y magia, Elantris ha caído en desgracia. Ahora sólo acoge a los nuevos muertos en vida postrados en una insufrible existencia tras una misteriosa y terrible transformación. En un único volumen, una maravillosa historia de la moderna fantasía en que la política, el amor y, también, la religión desempeñan un papel extraordinario.



Se cumplen diez años desde la publicación de la opera prima de un peso pesado de la literatura fantástica como es Brandon Sanderson y el sello editorial Nova, no ha dejado pasar la oportunidad de celebrarlo con esta edición especial conmemorativa.
Hablar de Elantris a estas alturas es difícil porque casi todo se ha dicho ya. Yo me quedo con dos ideas fundamentales. La primera es que esta novela supuso un verdadero jarro de agua fría para un género que en el que muy a menudo se estaban dando por buenas obras de una calidad cuando menos cuestionable (y lo siento si ofendo susceptibilidades pero el término 'dragonada' no lo inventé yo). La segunda es que es una de las pocas novelas de fantasía en las que se rompía el esquema manidísimo del héroe (generalmente un Marty Stu en toda regla) que emprende un viaje iniciático en busca de un macguffin cualquiera y por el camino hace un montón de amigos, derrota a un montón de enemigos, se enamora y enamora a la chica florero de turno y de paso se encuentra a sí mismo porque él lo vale.
Elantris es una novela de fantasía muy clásica en algunos aspectos pero tremendamente revolucionaria en otros. Toda la acción se desarrolla en Elantris, capital del reino de Arelon y ciudad que da nombre a la novela. Hasta hace algún tiempo era un lugar especialmente próspero y conocido porque en ella habitaban una especie de criaturas divinas dotadas de grandes poderes, los elantrinos. Estas criaturas eran seres humanos normales y corrientes, de toda clase, género, edad y condición, que un buen día y sin previo aviso se veían afectados por una especie de trasformación llamada shaod que les confería un aspecto albino y un estatus de semidioses. Pero algo sucede, algo que no se conoce, y los afectados por la shaod pasan de convertirse en los molones del barrio a acabar hechos unos verdaderos apestados, prácticamente muertos en vida, sin capacidad ninguna de regeneración pero condenados a una existencia eterna de dolos. Y por supuesto sin poderes divinos. Así las cosas Elantris acaba reducida a una ruina lamentable, una sombra de lo que una vez fue, y la capital se traslada a Kae.
Precisamente a Kae es adonde llega Sarene, princesa de Teod y casada por poderes con el príncipe Raoden, heredero de Arelon. A pesar de que Sarene y Raoden no se conocen personalmente, Sarene no acepta el matrimonio de mala gana. Es una mujer con mucha vocación política, consciente de sus responsabilidades y de los intereses que hay detrás de esa unión para el bien de su reino. Además, a pesar de que nunca se hayan visto en persona, los dos príncipes llevan mucho tiempo comunicándose entre ellos gracias a los seones, una suerte de seres voladores con forma circular y único legado mágico de los habitantes de Elantris. No puede decirse que se hayan enamorado en plan apasionado, pero sí queda claro que hay algo más que un entendimiento entre ellos y llevan bastante bien lo del matrimonio concertado.
Los problemas comienzan cuando ya antes de que Sarene llegue a Arelon se le comunica que Raoden ha fallecido y que, conforme a lo acordado, el matrimonio se entenderá como consumado y ella pasará a incorporarse a la vida en la corte como viuda del difunto heredero, pero no como heredera. Vamos, que la dejan relegada al rol de florero y eso a una chica con la determinación de Sarene no le hace ni pizca de gracia, máxime cuando sabe que la única posibilidad de salvar a su pueblo pasa por lograr una alianza con Arelon. Para colmo el lector sabe desde el primer momento que Raoden no está muerto, sino que ha sido alcanzado por la shaod y su padre, avergonzado, lo ha confinado junto al resto de afectados tras las murallas de Elantris. Y por si todo ello no fuera suficiente, Sarene no es la única que hace acto de presencia en Arelon; Hrathen, un alto sacerdote llega a Kae con el fin de convertir al país a la religión Dereth Shu en el plazo de tres meses, ya que de no ser así sus fuerzas destruirán la ciudad.

Portada de la edición española de 2005

La historia de Elantris se cuenta a través de los puntos de vista de estos tres personajes: Sarene, Raoden y Hrathen. La primera se mueve casi exclusivamente dentro de la corte y creo que es un personaje femenino muy fuerte y dotada de un gran carácter. Quizás en algunos momentos resulte un poco cargante porque da la sensación de que se pasa de perfecta, es guapa, es alta, es culta, sabe esgrima y encima una estratega política de primera categoría. Pero pienso que en cierta medida tantas cualidades son justificables ya que ha sido entrenada para ello desde su infancia. Sarene ha recibido la educación que se supone debe recibir cualquier heredero al trono de su reino, solo que ella no es un heredero sino una heredera. Con todo, a pesar de las intrigas políticas y los tejemanejes de la corte, esta es la trama que más me aburría.
La de Hrathen iba un poco en la misma línea, pero el personaje es más oscuro, con un montón de matices y unas motivaciones diferentes. Además el mundo que se nos presenta a través de sus ojos es el de las convicciones religiosas más allá de las políticas. Lo interesante de los capítulos de Hrathen es que sirven para hacerse una idea de cómo funcionan las distintas religiones de las que se habla en Elantris. Al igual que sucede en nuestro mundo, unas y otras, por muy enfrentadas que acaben, surgen a menudo del mismo tronco y defienden prácticamente los mismo valores. Y al igual que sucede en nuestro mundo, el verdadero peligro no se encuentra en los detalles que distinguen unas de otras sino en los fanatismos de quienes se las toman demasiado a pecho.
El arco argumental que más me ha gustado, aunque todos están relacionados, es el de Raoden, que tiene lugar en la ciudad de Elantris. Obviamente aquello es otro mundo, con unas reglas diferentes, con personajes que sufren y se las apañan para ir tirando como pueden, generalmente a lo bestia, después de sufrir la shaod. No quiero contar demasiado acerca de esta parte del libro, pero sin duda es la mejor. El sistema mágico que crea Sanderson es a la vez sencillo y efectivo. Los nuevos elantrinos no pueden morir, pero sienten hambre y ninguna de sus heridas cura jamás ni deja de doler. Si bien antes se volvían rubísimos y preciosos al transformarse, ahora se van descascarillando y se quedan calvos poco a poco, así que la suya es una existencia de lo más lamentable que se pueda imaginar.

Leí Elantris hace ya bastante tiempo y me gustó mucho. Es verdad, eso sí tengo que advertirlo, que me costó engancharme y que llegué a dejar su lectura aparcada durante algunas semanas (puede que meses) porque los capítulos de Sarene me dormían. La suerte es que los de Raoden y los de Hrathen compensaban y al final no podía dejar de leer. Ahora que se ha publicado esta edición especial conmemorativa merece la pena recordarlo. Además hay que admitir que es muy bonita, con una portada, en este caso del artista francés Alain Brion, que a mí personalmente me gusta más que la que salió originalmente en nuestro país, y bastante material adicional, como mapas e ilustraciones de los aones, una especie de símbolos (como letras o ideogramas o algo así) que son la base de la magia elantrina y que juegan un rol importante en la trama de esta novela tan recomendable.


lunes, 25 de abril de 2016

Película: El bosque de los suicidios

Título: El bosque de los suicidios
Director: Jason Zada
Guion: Nick Antosca, Sarah Cornwell, David Goyer, Ben Ketai
Intérpretes: Natalie Dormer, Taylor Kinney, Yukiyoshi Ozawa, Eoin Macken, Rina Takasaki, Kikuo Ichikawa, Noriko Sakura
Nacionalidad: Estados Unidos
Género: Terror
Año: 2016

En serio que últimamente me está entrando complejo de abogada del diablo con las pelis reguleras. No sé si es que cuanto más tiquismiquis me hago con los libros más indulgente me vuelvo con el cine, pero en serio que muchas de las producciones que se están poniendo a caer de un burro en los últimos tiempos a mí tampoco me han parecido tan malas.
Es lo que me ha pasado con El bosque de los suicidios. Había leído críticas tan demoledoras que no esperaba nada en absoluto de ella. Y bueno, la verdad es que un peliculón no es, pero para pasar una tarde tonta con palomitas tampoco está tan mal.


La acción del film se desarrolla casi íntegramente en Japón, país al que viaja Sara, interpretada por Natalie Dorner (Margaery en Juego de Tronos) en busca de su hermana gemela desaparecida. Nadie da un duro por ella porque arrastra un pasado de depresiones e intentos de suicidio y para colmo la última vez que se supo de ella fue en una excursión al bosque Aokigahara, a los pies del Monte Fuji, un lugar tétrico y angustioso al que la gente va a quitarse la vida. Sin embargo Sara siente que su hermana está viva y se planta en Aokigahara dispuesta a rescatarla.
No voy a negar que la historia es bastante predecible y argumentalmente la película no aporta nada nuevo al género de terror. No da miedo en ningún momento y casi todo el tiempo imaginas qué va a pasar a continuación (y cuando no lo imaginas es porque sencillamente lo que va a pasar carece de sentido). Sin embargo creo que se han pasado con las críticas negativas (en una leí que el título estaba bien elegido porque la peli era para pegarse un tiro). Me parece una exageración porque hay elementos muy salvables en ella.
Por ejemplo están las interpretaciones, más que correctas, algunas escenas que sin llegar a asustar siídan bastante mal rollo y sobre todo la ambientación. Uno de los aciertos de la película es la elección del escenario. El bosque Aokigahara existe realmente. Al parecer se ha relacionado desde hace siglos con entidades demoníacas y es verdad que los suicidas suelen acudir allí cuando toman la decisión de abandonar este mundo. Según algunas versiones, personas de todo Japón eligen el bosque de Aokigahara para morir en buena medida inspirados en un cuento de Seicho Matsumoto titulado Kuroi Jukai (El negro mar de árboles), publicado en 1960, en el que una pareja de enamorados se quita la vida allí. Otras teorías apuntan a la práctica del ubasute, frecuente en épocas de sequía y hambruna como origen de esta tradición. El ubasute consistía en el abandono de la gente de edad avanzada en los bosques para que murieran allí y así dejaran de suponer una carga para sus familiares. Si queréis saber más sobre esta terrible costumbre os recomiendo que veáis la película La balada de Narayama de Shohei Imamura. Es sobrecogedora y nos hace plantearnos lo diferentes que pueden llegar a ser las concepciones sobre la vida y la muerte que existen o han existido en otras culturas.
En la actualidad y a pesar de que en el bosque Aokigahara siguen suicidándose entre cincuenta y cien personas cada año, las autoridades han tomado medidas al respecto y han colocado carteles en las entradas para animar a los suicidas a pedir ayuda en lugar de cometer un error irreversible. Además se distribuyen panfletos disuasorios en los hoteles y en los medios de transporte locales y se ha creado una red de voluntarios que trabajan para atajar el problema.
Como podéis comprobar, el misterio que esconde el verdadero bosque es Aokigahara es lo suficientemente perturbador como para que merezca la pena verse la película que en él se inspira aunque esta no sea muy buena. De todas formas tampoco pienso que El bosque de los suicidios sea tan espantosa como la han pintado en algunos medios, así que yo por lo menos le doy un aprobado.





sábado, 23 de abril de 2016

Camisetas literarias

Hoy he decidido que voy a hacer una entrada un poco diferente para celebrar el día del libro. Veréis, hace unas semanas me di cuenta de que, a pesar de que las camisetas con mensaje están muy de moda, la mayoría de los mensajes que pueden leerse en las prendas que se venden en las grandes cadenas son tontísimos. Que sí, que a veces les da por sacar una camiseta de La Guerra de las Galaxias coincidiendo con el estreno del último capítulo o un par de cosillas de David Bowie ahora que se ha ido al cielo de las rock stars... Pero en general la ropa de las tiendas corrientes es soporíferamente aburrida. 
Siempre queda el recurso de las tiendas especializadas, pero no nos engañemos, suele haber bastante variedad para los chicos y muy poca para las chicas. Hace unos días estuve en una tienda de este tipo y mi chico se compró una muy chula de la Velvet Underground. A mí me gustó una de Dune, novela que casualmente estoy leyendo, pero solo la tenían en modelo masculino. Afortunadamente gracias a Internet esta situación está cambiando y ahora podemos dar con las camisetas de nuestros sueños con solo teclear un poco. De hecho ayer recibí una genial de Tokyo Ghoul, manga que me tiene enamorada últimamente, y que había encargado a través de una web que hace camisetas personificadas y con cortes específicos para chicas. Estoy encantada con ella. La impresión es de gran calidad y la camiseta sienta muy bien.



Como diga lo que diga Jon Nieve se acerca el verano y a mí me apetece proclamar a los cuatro vientos que soy una lectora empedernida, he pensado hacer una selección de camisetas fresquitas para ir a guapetonas sin perder ni un ápice de personalidad.



Esta es la primera que he elegido. La cita de Frank Zappa lo dice todo, ¿no? Tantos libros y tan poco tiempo... En fin. Muy generalista y válida para todo tipo de ratonas de biblioteca. Se puede encontrar en Redbubble por unos 25 euros más gastos de envío, pero estoy segura de que las hay muy parecidas y más baratitas.


La segunda camiseta es de Zazzle y también aprovecha una cita con la que muchas nos sentiremos identificadas, en este caso de la escritora estadounidense Annie Dillard: "Ella lee libros como quien respira aire, para poder vivir". Sale por unos 25 euros más gastos de envío pero también estoy convencida de que pueden encontrarse otras similares a menor coste.


La tercera camiseta es una imagen que encontré en Pinterest. En Zazzle hay algún modelo parecido pero creo que es una camiseta con un diseño tan sencillo que probablemente se pueda encontrar alguna incluso más chula en cualquier tienda. Y si no siempre podéis personalizar una, que es mi opción preferida. La verdad es que esta es hasta un poco sosa, pero el plan que promociona es insuperable. Oh, what a perfect day!


Y volviendo al tema de las camisetas con mensajes tontos, hace un par de años se pusieron de moda unas en las que ponía algo así como "Boys are better than books". Mi opinión es que hacía falta ser muy boba para enfundarse algo así, pero se ve que había gente que las compraba. No sé. También hay gente que se compra el libro de Belén Esteban. Allá cada uno. La cosa es que al poco tiempo salieron otras camisetas en las que ponía "Boys are just better in books". Leí por ahí que este segundo mensaje había ofendido a algunos hombres. Vale. Obviamente a ver quién es el guapo que compite con Mr. Darcy, Paul Atreides, Jaime Lannister o con cualquier otro galán de novela sin salir trasquilado. Las expectativas creadas pueden ser verdaderamente frustrantes. Pero oye, las chicas también llevamos mucho tiempo bajo la presión de tener que parecernos todas a las modelos de Victoria´s Secret y no nos quejamos tanto. De cualquier forma la camiseta que he elegido suaviza un poco el tono. También es de Zazzle pero nuevamente he visto algunas muy parecidas en otras páginas, lo cual es de agradecer porque esta cuesta casi 30 euros.



Y con esta camiseta abro la sección sagas. Quiero aclarar que hay muchas camisetas de sagas literarias que en verdad son merchandasing de las adaptaciones cinematográficas. De la saga de Harry Potter hay muchísimas y pueden adquirirse en multitud de lugares. Por ejemplo, estas navidades le regalé a mi sobri un pijama de Hogwarts que vendían en el Primark inglés y que llevaba licencia de Warner. Sin embargo como esta entrada va de camisetas literarias he preferido seleccionar solo prendas que hagan referencia a los libros y no a la películas. Por eso la primera para potterheads es una camiseta de quidditch en tono burdeos. 


Hay tantas y tantas de la saga de J. K. Rowling que me parece imposible quedarme con una sola. Como camiseta no es especialmente bonita ni original, pero como homenaje a los gemelos Weasly y por lo que este juramento representa para los fans de Harry Potter, creo que esta no podía faltar. Es de AliExpress y no llega a los 9 euros.


Siguiente saga juvenil imprescindible: Los juegos del hambre. Hay muchísimo merchandasing de las películas pero no tanto de los libros. Esta se puede encontrar en Amazon por unos 20 dólares aunque solamente en tallas grandes. 


Y ahora tocan los clásicos. Aun a riesgo de repetirme tengo que decirlo: hay muchas camisetas de las películas de Drácula pero muchas menos del libro. Esta me ha parecido muy original. Es de la tienda británica Truffle Suffle y lamento mucho tener que decir que está agotadísima.


Como ya sabéis quienes seguís el blog, no puedo decir que tenga un solo libro favorito, pero si me pusieran una estaca en el corazón y me obligaran a elegir creo que ahora mismo me quedaría con Frankenstein de Mary Shelley. El problema a la hora de buscar camisetas de este clásico es que la iconografía de las películas es tan potente (especialmente de la de James Whale) que casi todo se basa en la imagen del monstruo que han transmitido las películas. Soy muy fan de esa estética tan particular pero pienso que el libro es el libro y las pelis de la Universal y de la Hammer son otra cosa (por eso, y solo por eso, salvaría de la hoguera la última versión de Paul McGuigan). 
Dar con esta camiseta ha sido una gran suerte. Primero porque me parece muy sencilla pero también muy chula. Segundo porque la venden en una tienda británica en la que hay verdaderas joyas para amantes de los libros. Se llama The Literary Gift Company y, aunque no es exactamente barata, tienen una gran variedad de productos muy atractivos y originales. Esta camiseta en concreto cuesta 20 libras, pero me tiene tan enamorada que creo que acabaré rascándome el bolsillo.


Como en mi afán por finiquitar clásicos pendientes estoy leyendo Jane Eyre, de Charlotte Bronte, no me he resistido a colgar esta camiseta que plasma el primer encuentro entre Edward Rochester y la heroína romántica. La camiseta, que se vendía en Truffle Suffle y está agotada, no es que me haya entusiasmado, pero el libro es una gozada y destila mucha mala leche victoriana. 


Para no dejar de lado a la hermana pequeña, otra camiseta de las Bronte, esta de Emily y de su única aunque genial novela, Cumbres Borrascosas. Es de The Literary Gift Company y también cuesta 20 libras más gastos de envío.


Oscar Wilde no podía faltar, claro está. Hay montones de camisetas con citas suyas, todas ingeniosas y mordaces, pero me he quedado con esta en la que aparece un retrato suyo. Es de algodón orgánico y la venden en Etsy por 23 euros. Lo malo es que los gastos de envío a España son 13 euros más.



Con mi gran ídolo de la infancia, el detective Sherlock Holmes, ocurre algo parecido a lo que ha pasado con otros iconos de la literatura. Las revisiones cinematográficas y televisivas han acabado por engullir al original literario. Me encanta la serie de la BBC, me encantan Benedict Cumberbatch y Andrew Scott. Y todavía se me ponen los pelillos de gallina cuando me acuerdo del pedazo de especial de navidad que se marcaron en diciembre... Pero la serie es la serie y los libros son los libros. La camiseta que he elegido no hace referencia a los personajes de la BBC. Es muy simple y la vendían en Etsy hasta que se les acabaron. Si queréis una parecida es tan sencillo como personificar un modelo básico en La Tostadora o cualquier otra página similar. 
Por cierto, he intentado entrar en la página del museo de Sherlock Holmes de Londres. He estado allí un par de veces y venden un montón de merchandasing aunque camisetas concretamente no recuerdo que tuvieran. Actualmente la página de la tienda no funciona, pero si vais a Londres y queréis pasaros para preguntar...


Esta la cuelgo porque, aunque lo tengo temporalmente parado mientras termino Jane Ayre, estoy leyendo Dune, de Frank Herbert, y lo estoy disfrutando como una gusana de arena en el desierto de Atacama. Hay camisetas preciosas de Dune con los diseños que hizo el director chileno Alejandro Jodorowsky para su proyecto fallido de adaptación cinematográfica, pero yo solo las he encontrado de chico. Esta en realidad es del tercer libro de la saga, Hijos de Dune, y la venden en Zazzle por 50 euros, lo cual me parece bastante exagerado para lo simplona que es.  


Para terminar y aunque se trate de una saga y esté inconclusa, he seleccionado esta camiseta de Canción de Hielo y Fuego, de George R. R. Martin. Yo tengo dos camisetas de esta saga (las dos de la casa Lannister aunque os doy mi palabra de que soy muy buena persona). Lo que pasa es que las dos son de la serie de la HBO. Hace unos años estuve en una charla que dio el escritor y alguien le comentó que se debía estar forrando con las ventas del merchandasing. El bueno de George sacó al espontáneo de su error y le advirtió que el merchandasing oficial que compra la gente es de la HBO. Él y unos amigos suyos hicieron una edición de camisetas cuando la serie todavía no existía (creo que ponía lo de Winter is coming) pero no tienen nada que ver con el resto de productos. También dijo que le molestaba un poco que algunas empresas se dedicaran a vender camisetas y otros recuerdos relacionados con sus libros sin pedir permiso para ello, pero que le parecía estupendo que los fans creáramos nuestras propias camisetas y otros objetos personificados porque obviamente no hay ánimo de lucro en ello. Me sabe un poco mal colgar esta camiseta porque se trata precisamente de un ejemplo de lo que él criticaba, una empresa, Average Girl, que vende algo inspirado en los libros (no sé si con licencia o no). 
De todas formas me remito a las palabras del propio autor para invitaros a que, si os gustan estas camisetas, os inspiréis en ellas para crear otras parecidas y lucirlas este verano con todo vuestro orgullo lector. Y con esto me despido deseándoos mucha felicidad en este día del libro. 



viernes, 22 de abril de 2016

Un monstruo viene a verme, de Patrick Ness


Título: Un monstruo viene a verme
Autor: Patrick Ness
Nº de páginas: 128 págs.
Encuadernación: tapa blanda
Editoral: Debolsillo
Lengua: castellano


Elegí esta lectura animada por las buenas reseñas que había encontrado en varios blogs y por la proximidad del estreno de la película que ha dirigido Juan Antonio Bayona y que se basa en este texto. Lo primero que tengo que decir es que es un libro muy corto que se lee en un ratito pero que no tiene nada de ligero. Lo segundo es que a pesar de que el protagonista sea un niño no se trata de una novela infantil. Es un libro muy duro que me lo hizo pasar realmente mal por la dureza con la que está escrito.

La historia que se cuenta en Un monstruo viene a verme es la de Corman, un muchacho irlandés que sufre pesadillas y al que comienza a visitar un monstruo cada noche a las doce y siete minutos. Ese monstruo, un árbol que le cuenta una historia distinta en cada visita, no quiere hacerle daño; lo que busca es que Corman sea capaz de enfrentarse a la terrible verdad que se oculta detrás de sus malos sueños.
A medida que vamos avanzando nos damos cuenta de que Corman tiene razones mucho más serias que las visitas del árbol monstruoso para sentir miedo. Su padre los ha abandonado a él y a su madre para irse a vivir a Estados Unidos con su nueva mujer y su hija recién nacida, su madre está enferma de cáncer y el único apoyo con el que cuentan es una abuela bastante heterodoxa con la que no acaba de entenderse. Para colmo de males el pobre Corman sufre acoso escolar en el instituto y prácticamente nadie parece comprender el calvario por el que está pasando.
Supongo que esta clase de libros son necesarios aunque no sean la clase de lecturas que se disfruten en el sentido más estricto del término. Creo que, como le explica el monstruo a Corman en un momento determinado, hay que entender que las historias no siempre acaban bien, no siempre quedan redondas y sobre todo no siempre hay buenos y malos en términos absolutos ni finales redondos en los que todo queda atado y bien atado. Por eso me ha gustado Un monstruo viene a verme, porque no hace concesiones. Precisamente hace muy poco he leído otro libro muy de moda sobre el acoso escolar (La lección de August) y me dio la sensación de que su autora al final lo pintaba todo de color de rosa y transmitía la idea de que por muy mal que vayan las cosas todo se va a acabar arreglando por sí solo porque la gente es superbuena por naturaleza. Y eso no es verdad. En ese sentido prefiero libros crudos como este aunque no sean la clase de lectura que pueda recomendarse a niños de cierta edad.
En líneas generales pienso que se trata de un libro que merece la pena leer aunque haga pasar un rato durillo. A ratos mientras leía me preguntaba cuántas calamidades más podían sucederle al desdichado Corman y hasta llegué a enfadarme porque me daba la impresión de que lo único que pretendía Ness era buscar la lágrima fácil, pero al final me he quedado con la enseñanza del monstruo: las historias son así. Y a veces es necesario un poco de realidad aunque leamos para evadirnos.



sábado, 9 de abril de 2016

Libros VS pelis (+ mini-reseña de Mr. Holmes de Mitch Cullin)


Hoy tenía pensado escribir la reseña de uno de los últimos libros que he leído: Mr. Holmes de Mitch Cullin. Generalmente detesto leer un libro después de haber visto la película, pero en ocasiones novelas tan buenas como esta me pillan desprevenida y no me queda otro remedio.
El tema es que le estaba dando vueltas al asunto y me he dado cuenta de que el tópico ese de que el libro es mejor no siempre es verdad. De hecho este es uno de esos casos en los que a mí por lo menos me ha gustado más la película.



Hace ya algunas semanas reseñé Mr. Holmes, la película de Bill Condon (podéis leer la entrada aquí) y le puse un 10. El libro de Mitch Cullin también me ha gustado muchísimo y no puedo dejar de recomendarlo encarecidamente. Pero, en contra de lo que suele ocurrir, en este caso me quedo con la peli. En realidad estamos ante uno de esos ejemplos de adaptaciones muy fieles en los que es difícil explicar dónde están las diferencias sin meter spoilers salvajes, así que me limitaré a decir que la película, sobre todo hacia el final, deja una puerta abierta al optimismo y a la redención que en el libro he echado muy en falta. Además creo que en la película las tres historias que se cuentan, que se desarrollan en tres líneas temporales distintas, se entrelazan de una manera mucho más efectiva, mientras que en el libro no me acaba de quedar nada clara la relación de causalidad entre ellas.
Sobre el libro de Cullin no tengo mucho más que añadir. Me alegro de haber descubierto a un autor tan bueno y supongo que en el futuro leeré más obras suyas. Tiene una gran sensibilidad y una prosa muy fluida, hermosa pero nada cargante. ¿Qué más se puede pedir?
Sobre el asunto de libros VS películas sí he dado más vueltas. Hoy en día los guionistas deben andar muy escasos de ideas porque casi todo lo que se rueda está basado en un libro o en una serie de libros. Eso no me parece mal, al contrario. De hecho creo que muchas veces la adaptación cinematográfica o televisiva supera al original literario. Lo que ocurre es que está casi mal visto decir: "¡A mí me gustó más la película!"
No sé. Mr. Holmes es solo un ejemplo de adaptación que creo que supera a la novela, pero se me ocurren más. Me pasa lo mismo con la serie de televisión The Walking Dead; debo ser la única que piensa que la adaptación ha superado al cómic original, pero si dijera lo contrario estaría mintiendo. Más exagerado todavía es el caso del anime Revolutionary Girl Utena y el manga del que surgió.
Por supuesto en la inmensa mayoría de los casos las adaptaciones no le hacen ni un poco de sombra a los libros. Se me ocurren mil ejemplos (todas las películas de Harry Potter, Los Juegos del Hambre, etc.) y eso sin hablar de clásicos de la literatura. No creo que a nadie se le ocurra decir que le gustaron más las películas.
En esta entrada me he ido un poco por las ramas porque no me apetecía reseñar sin más el libro. Os dejo aquí la ficha por si os interesa. 




Y con respecto a la cuestión de libros VS pelis, ¿qué opináis? ¿Hay alguna adaptación, de cine o TV, que os haya gustado más que el libro o el cómic? ¿O pensáis que el libro siempre es insuperable?


lunes, 4 de abril de 2016

El hogar de miss Peregrine para niños peculiares de Ransom Riggs


Título: El hogar de miss Peregrine para niños peculiares
Autor: Ransom Riggs
Nº de páginas: 416 págs.
Encuadernación: tapa dura
Editoral: Noguer y Caralt
Lengua: castellano

El hogar de miss Peregrine para niños peculiares es la novela en la que se va a basar el próximo largometraje de Tim Burton, así que tenía que leerla antes de que la estrenaran para que no me sucediera como tantas otras veces y acabará estropeándome un buen libro por haber visto primero la peli. 
De salida tengo que sumarme a todos los que piensan que los últimos trabajos de Tim Burton no han estado muy allá. El trailer de Miss Peregrine's Home for Peculiar Children no tiene mala pinta pero, al menos en principio, me dio la sensación de que el argumento no iba a ser muy original.
Por lo que se ve en el avance de la película, la historia girará en torno a Jacob Portman, un adolescente algo solitario pero muy unido a su abuelo que crece escuchando las historias que este le cuenta acerca de cómo pasó su infancia en un hogar para niños dotados de habilidades o poderes especiales en el que una especie de maestra cuidaba de ellos y les procuraba una educación al tiempo que los mantiene protegidos de un mundo que no les comprendía y en el que otros seres (en origen como ellos pero corrompidos por el mal y convencidos de que han nacido para dominar a los humanos corrientes) les acechan. 
Llegados a este punto no pude evitar pensar que todo eso ya lo había visto en X-Men y que Tim Burton planeaba dárnosla con queso de nuevo. En fin... Después de leer el libro, que en realidad me ha gustado bastante, creo que lo que ha hecho Ransom Riggs en su novela ha sido tomar un montón de tópicos ineludibles para la gente que ha crecido esperando el día en el que una lechuza le llevara su carta de Howgarts o que Charles Xavier les reclutara en persona para su escuela de jóvenes talentos, le ha añadido un buen chorro de referencias del clásicos perturbadores como Freaks, de Tod Browning, y se lo ha servido en bandeja de plata a un público lector juvenil que a fin de cuentas sigue reclamando lo mismo de siempre: un protagonista que no solo se siente diferente sino que lo es y que encuentra un lugar en el mundo en el que habrá más gente especial y podrá desarrollar todo su talento y de paso salvar el mundo.
En realidad la historia de Jacob Portman es más vieja que la pana, pero creo que está muy bien contada y que Ransom Riggs ha sido capaz de hacer cuadrar un montón de elementos diferentes para crear un universo muy atractivo. Uno de los mayores aciertos que le he encontrado es que, a través de los ojos de Jacob, Riggs consigue que acabemos encontrando más absurdo el mundo de los humanos corrientes que el de los niños peculiares, algo muy burtoniano por otro lado. También me ha gustado mucho que la novela no tenga un ritmo muy apresurado. A Jacob le lleva su tiempo ir descubriendo qué es lo que se esconde tras las historias de su abuelo y tal y como lo veo eso es positivo porque así el lector tiene tiempo de preguntarse cuánto hay de verdad en ellas. Mientras leía este libro yo cambiaba constantemente de parecer. De hecho mi recomendación es que se lea el libro antes de ver siquiera el trailer de la película porque destripa casi toda la novela.
Como aspectos negativos tengo que incidir en la falta de originalidad y en unos capítulos finales que a mí llegaron a aburrirme un poco. Una vez que se acaba la intriga, El hogar de miss Peregrine para niños peculiares se convierte en una narración de huidas y persecuciones que llegan a hacerse pesadas. Encima es una primera parte que queda muy abierta, aunque por suerte para los lectores hispanoparlantes ya se ha anunciado que en breve se publicará la traducción de la continuación. Esto último me decepcionó un poco porque al empezar esta lectura no sabía que se trataba de una serie y la verdad es que ahora mismo solo me apetecen novelas autoconclusivas.
Como curiosidad añadiré que el libro está ilustrado con las supuestas fotografías antiguas de niños peculiares que Jacob va encontrando en su búsqueda del hogar de miss Peregrine. Me hizo gracia porque en una nota del propio autor al final del libro explica que estas imágenes no se realizaron para la edición del libro, sino que fueron coleccionistas de fotografías extrañas los que se fueron encargando de hacérselas llegar a través de las redes sociales y él las iba incluyendo en la novela. 



lunes, 28 de marzo de 2016

Reseña: The New Deadwardians, de Dan Abnett


Título: The New Deadwardians
Autor: Dan Abnett
Nº de tomos: 8
Encuadernación: tapa blanda
Editoral: Vertigo (DC)
Idioma: castellano

Hoy vengo con otro cómic. Este me gustó pero me dejó un poco a medias porque me quedé con ganas de más. El planteamiento me parece muy bueno: al terminar al periodo victoriano una plaga comienza a convertir a los habitantes de Inglaterra en muertos vivientes. Las clases altas dan con un remedio con el que salvarse a sí mismos de acabar convertidos en zombis, aunque para ello deben transformarse en vampiros. Dentro de esta división sobrenatural de clases, un detective de homicidios, que obviamente se encuentra muy frustrado en un mundo en el que ya casi todos están muertos, deberá de esclarecer un misteriosos asesinato.
El planteamiento de este cómic me ha parecido muy atractivo desde el primer momento. Uno de los componentes que más me interesa de la ficción steampunk es el análisis especulativo acerca de cómo podría haber evolucionado la estrictísima y jerarquizada sociedad victoriana, y en ese sentido esta novela gráfica, sin poder definirse como steampunk de ninguna manera, aporta una visión muy curiosa. De una manera o de otra el grueso de los súbditos británicos termina deshumanizado. Unos, los habitantes de los barrios bajos como Whitechapel, porque acaban siendo afectados por la plaga zombie y pierden la razón, y otros, los afortunados que pertenecen a la burguesía y a la nobleza y que pueden pagar por la cura, porque al adquirir el preciado don de la inmortalidad empiezan a sentirse vacíos e incapaces de generar sentimiento alguno.
Probablemente donde The New Deadwardians flaquee más sea en su aspecto artístico. Las ilustraciones de  I.N.J. Culbard no me han parecido especialmente logradas. Quizás tenga algo que ver el hecho de que leí esta serie justo después de Saga, ilustrada por la genial Fiona Steples, y ya reza el dicho que las comparaciones son odiosas. Por otro lado también me han chirriado un poco algunos topicazos que sí o sí acaban cayendo en este tipo de historias (el romance entre el detective y la prostituta que le ayuda, el subordinado irreverente pero brillante y el final algo intrascendente).
A pesar de estos leves defectillos la sensación final que deja The New Deadwardians es muy positiva. Creo que pueden disfrutar de su lectura tanto los aficionados al subgénero zombi como los que gustan de las historia policíacas ambientadas en el Londres del periodo eduardiano. En cualquier caso se trata de un cómic de tan solo ocho tomos que se lee fácilmente y hace pasar un rato entretenidillo.



jueves, 24 de marzo de 2016

Reseña: "El Libro del Cementerio", de Neil Gaiman


Título: El Libro del Cementerio
Autor: Neil Gaiman
Nº de páginas: 304 págs.
Encuadernación: tapa dura
Editoral: Roca
Lengua: castellano

Con este libro me ocurrió prácticamente lo mismo que con American Gods, también de este autor: sí, vale, el principio es de lo más adictivo que me he echado a las retinas en los últimos tiempos, pero a medida que la lectura avanza la cosa se va deshinchando hasta quedar reducida a un fiasco.
El punto de partida de El libro del Cementerio es muy atractivo. En una casa cercana a un camposanto tiene lugar un horrible crimen y el único superviviente es un bebé que escapa de su cuna y se resguarda en dicho lugar. Una vez allí los difuntos se compadecen del pequeño y un matrimonio de fantasmas decide hacerse cargo de él con la ayuda de un vampiro que hará las veces de padrino y tutor. Sin embargo las desventuras del niño no terminan ahí porque el tipo que asesinó a su familia sigue empeñado en acabar también con la vida del niño que se le escabulló en su momento.
Ya digo que el punto de partida es muy bueno, pero el problema es que el libro no acaba de arrancar y cuando parece que va a hacerlo es de manera atropellada y con resoluciones un poco torpes. De hecho tengo la impresión de que el final, demasiado tontorrón y tópico hasta decir basta, no es para nada digno del creador de Sandman. En ese sentido he de admitir que El Libro del Cementerio ha supuesto una pequeña decepción para mí. Quizás el problema es que esperaba demasiado de una novela que no deja de estar dirigida a un público infantil. Tampoco creo que eso sirva de excusa porque con frecuencia los niños son los lectores más agudos y exigentes.
Me consta que existe una adaptación en cómic de este libro y por lo que he visto las ilustraciones son una gozada. Puede que le dé una segunda oportunidad y me anime con ella. Quizás esta historia funcione mejor en viñetas. También tengo entendido que están trabajando en una versión cinematográfica. Teniendo en cuenta que otros trabajos de Gaiman como Coralaine han salido bien parados al volcarse a la gran pantalla no descarto que ocurra otro tanto con El Libro del Cementerio, pero en lo que respecta estrictamente a la novela no puedo decir que me haya emocionado.




lunes, 21 de marzo de 2016

Película: Victor Frankenstein


Título: Victor Frankenstein
Director: Paul McGuigan
Guion: Max  Landis
Intérpretes: Daniel Radcliffe, James McAvoy, Jessica Brown-Findlay, Andrew Scott, Charles Dance.
Año: 2015

No sé si puedo decir que tengo un libro favorito. Seguramente he tenido varios a lo largo de mi vida (El nombre de la rosa, Drácula, Estudio en Escarlata...), pero creo que si ahora mismo me obligaran a quedarme con uno solo, elegiría Frankenstein de Mary Shelley. 
De esta novela se han hecho cientos de adaptaciones, unas con más fortuna y otras con menos. Algunas han intentado ser fieles al texto original y otras sencillamente lo han usado como inspiración para crear algo totalmente distinto. Esta nueva versión, protagonizada por Daniel Radcliffe en el papel de Igor y James McAvoy en el de Victor, encaja sin duda dentro del segundo grupo. De hecho ya desde el principio queda claro que se trata de revisar el mito cinematográfico y no el literario, ya que el ayudante jorobado del mad doctor, ni siquiera existe en la novela.
La historia esta vez está contada precisamente desde el punto de vista de Igor, un joven inteligente pero deformado del que abusan sistemáticamente en el circo en el que trabaja como bufón. Sin embargo todo cambiará para este muchacho maltratado cuando tras un accidente Victor Frankenstein se cruce en su vida y abra ante él un mundo lleno de nuevas posibilidades, algunas de ellas realmente aterradoras.
En líneas generales la película me ha gustado. Es verdad que la criatura queda a un lado para dar todo el protagonismo a los dos investigadores, pero creo que ya hay muchas películas y series en las que se ha trabajado sobradamente el personaje del monstruo, que a fin de cuentas es el verdadero protagonista del libro. Además esta es una película sin pretensiones de profundidad, una cinta de acción y aventuras al estilo de las que ha hecho Guy Richie sobre Sherlock Holmes (aunque con todo esta es más fiel a la obra que las de Richie). Los efectos especiales funcionan bien, hay algunas escenas un poco gore que le dan un punto chulo y el argumento no está mal. Quizás el mayor problema que arrastre sea el ritmo, algo atropellado, que hace que en algunos momentos te preguntes cómo demonios es posible que un chico que se ha pasado toda su vida encerrado en un carromato de feria en feria sea un genio de la medicina o cómo diantres se da cuenta Victor de que Igor es un fuera serie solo porque le recoloca un hueso a una trapecista (esto no es un spoiler, ocurre en los primeros minutos). Lo bueno es que todas esas situaciones quedan bien encajadas como rasgos del carácter extremadamente fantástico de la película. Al igual que ocurría en las dos películas sobre Sherlock Holmes de Guy Ritchie, aquí la cosa avanza de fantasmada en fantasmada, al menos al principio: persecuciones a cámara lenta en un Londres decimonónico sucio y oscuro, puñetazos, explosiones y saltos imposibles y muchos esquemas sobreimpresionados para explicarnos a los espectadores lo que a los protagonistas se les pasa por sus privilegiadas cabezas.
El punto fuerte de la película, la razón por la que creo que merece la pena ser salvada de las llamas a pesar de saltarse a la torera el texto de Shelley y tropezar en más de un momento (especialmente al brincar del ritmo frenético de las escenas de acción al tono pausado de algunos diálogos), es otra: la brillante interpretación de Daniel Radcliffe. Pensaba que jamás dejaría de ver a Harry Potter cada vez que él apareciese en la pantalla (y aquí aparece casi todo el rato), pero creo que está demostrando que es muy capaz de sacudirse al mago más famoso del mundo de encima si se lo propone. Por otro lado James McAvoy (mi profesor Charles Xavier preferido con permiso de Patrick Stewart) y Andrew Scott (James Moriarty en Sherlock) le añaden muchos puntos al total. Sin sus interpretaciones los fallos de guion habrían sido fatales. McAvoy, por ejemplo, da vida a un Victor tan trastornado, y a la vez tan humano, que acabas perdonando sus constantes idas y venidas de la demencia a la cordura a pesar de que en manos de un mal actor hubieran parecido incoherencias en el personaje. Por su parte el detective que interpreta Scott, mucho más contenido que en Sherlock, no aporta prácticamente nada a la película más allá de ser el típico policía de moral estricta y muy tocanarices que acosa a los protagonistas y está a punto de desbaratar sus planes una y otra vez. Nuevamente se le disculpa solo por tener la oportunidad de disfrutar a un Scott brillante en el lugar del detective que persigue al chalado, al contrario de lo que es costumbre en él.
Me consta que Victor Frankenstein no está cosechando muy buenas críticas y me parece un poco injusto. Es una película de acción más en la línea de La liga de los hombres extraordinarios, Van Helsing o Hansel y Gretel que una revisión del mito clásico con pretensiones filosóficas. En ese sentido creo que hay otras películas muy recomendables como Remando al viento o Frankenstein de Mary Shelley (la de Kenneth Branagh), pero una actualización más ligera no viene mal de vez en cuando. Quizás el error haya sido precisamente elegir actores de tanta talla para un proyecto que igual requería caras conocidas pero un poco más insulsas.



domingo, 20 de marzo de 2016

Reto tres días - tres citas #3

Y para finiquitar el reto para el que me ha nominado Lena de Compases Rotos he seleccionado una cita de uno de mis directores de cine preferidos. Aunque no me tiene del todo contenta con sus últimas películas (Sombras Tenebrosas me pareció bastante entretenida pero Big Eyes no hay por donde cogerla) estoy segura de que puede remontar el vuelo con El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares.
Entre tanto al menos podemos darle vueltas a esta frase que esconde una gran verdad: "La locura de una persona es la realidad de otra persona".
No soy muy de retos pero este me ha parecido muy agradable de cumplir (aunque ya sabéis que una de las reglas me la he saltado). Tres días y tres citas geniales de tres autores geniales; Edgar Allan Poe, Oscar Wilde y Tim Burton.

¡Un besote a todos y a todas, especialmente a Lena!